miércoles, 23 de agosto de 2017

BARCELONA: EL RESULTADO DE LAS POLÍTICAS BUENISTAS.



   El atentado de ayer de Barcelona no por menos esperado resulta menos sorprendente, pues si bien una parte importante de nuestra población y en especial los que componemos Democracia Nacional, veníamos desde hace diez o quince años advirtiendo de lo negativo de la inmigración incontrolada y sobre todo de la musulmana. No es menos cierto que esperas que en realidad esto nunca llegue a ocurrir. Pues bien, ha vuelto a ocurrir, como ya ocurrió en 11 M o como en el restaurante el descanso.  Pero estos actos terroristas solo son los más llamativos  pero no los más destructivos. Ya que si sumamos los asesinatos cometidos por extranjeros desde los años noventa o simplemente por musulmanes veríamos que en esos y sin contar los actos delictivos calificados como atentados, serian miles los muertos, centenares de miles las violaciones y decenas de millones los actos delictivos cometidos por extranjeros desde aquellos años. Desde la indignación y la firmeza hay que decir que el atentado de Barcelona, como los anteriores y los que con toda seguridad se seguirán produciendo a parte de los otros asesinatos, violaciones y actos delictivos no se hubiesen cometido y se hubiese ahorrado mucho en dolor y sufrimiento si en lugar de tener a unos mafiosos  gobernando tuviésemos a gente honrada y preocupada por su pueblo en los distintos gobiernos. Gente que no trae a personas sin oficio ni origen conocido a vivir de las ayudas sociales o de la delincuencia. Para muestra un botón de hace un par de días donde veíamos a miembros del ayuntamiento dar viviendas a extranjeros, muchos de ellos musulmanes, mientras estas mismas viviendas y ayudas son negadas a españoles.
   Basta ya de que los españoles seamos discriminados y matados en nuestro propio país por gentes traídas y mantenidas (con nuestros impuestos, claro) por las ONGs y los políticos que nos gobiernan. Por ello desde Democracia Nacional creemos que los atentados van a seguir mientras no se tomen medidas concretas y eficaces para evitarlos y estas son entre otras las siguientes:
 1º Deportación automática de todos los delincuentes extranjeros una vez cumplida la pena que les corresponda en España. El supuesto terrorista de Barcelona tiene antecedentes por robo con violencia en el 2010, por abuso sexual en el 2012 y por malos tratos en el 2017. Si esta medida se aplicase las 13 personas muertas en Barcelona seguirían vivas.
 2º Repatriación por las buenas o por las malas, de todos los extranjeros en situación irregular en España.
 3º Retirada de todas las ayudas sociales a los extranjeros, destinando a los españoles estas ayudas. Los extranjeros pueden vivir en España de su trabajo o de su dinero. Pero un país con millones de parados no puede permitirse seguir  dando ayudas sociales a los extranjeros mientras a los nacionales se las niegan o sufren listas de espera sanitarias o de otro tipo por estar saturados los servicios públicos por extranjeros. Resulta curioso la elevada proporción de ayudas sociales dedicadas a mujeres solteras con hijos de origen musulmán, en realidad si se quisiese investigar se vería, en Valdepeñas también, que están cometiendo el delito de poligamia. Delito que es ignorado por el feminismo radical mientras se critican los piropos o el ceder el paso a una mujer.
   Estas son algunas que debidamente aplicadas y acompañadas de otras muchas que se quisiesen  aplicar sí que evitarían los atentados. Algo que si evitan en países que como Hungría y Polonia se niegan a aceptar inmigrantes musulmanes y por ello sus ciudadanos van tranquilos por sus calles y plazas mientras nosotros nos tenemos que cambiar de acera cuando vemos a un grupo de estas personas inadaptadas o pensar si seremos presa de un atentado.

Pablo Manuel Alcaide Quintana.
Delegado de Democracia Nacional en Ciudad Real y coordinador regional del partido.
Responsable de temas agrarios del partido.


 http://www.elecodevaldepenas.es/texto-diario/mostrar/788031/barcelona-resultado-politicas-buenistas



 http://www.actualidadvaldepenas.com/opinion/pablo-manuel-alcaide-quintana/barcelona-resultado-politicas-buenistas/20170819084719116143.html 
 Esté último enlace corresponde a la publicación en otro diario, el cual debido a las amenazas recibidas recibió retirar la publicación de su web.

domingo, 23 de julio de 2017

Timerosal, el veneno de las vacunas.




No solo el aceite de palma mata, también las vacunas con mercurio


   Dos productos, a cual más venenoso, y a pesar de ello con grandes diferencias entre sí. Pues si por un lado el aceite de palma es ingerido en mayores cantidades que el mercurio, La forma de ingestión y la capacidad tóxica de este último hace que sea muchísimo mas venenoso. Y es que entre otros usos el mercurio es usado, cada vez menos afortunadamente, como componente conservante de algunas vacunas. Vacunas que  son aplicadas de forma subcutánea en el cuerpo lo que las hace entrar directamente en el torrente sanguíneo sin pasar por los filtros que supone el sistema digestivo. Y este mercurio, no me cabe la menor duda que tiene grandes efectos tóxicos en el organismo humano y entre ellos el autismo. Y por qué el autismo, porque este mercurio va directamente al cerebro, al cerebro del bebé que en España recibe al menos siete vacunas, las cuales llevan un conservante a base de mercurio llamado timerosal durante los primeros 18 meses de vida. Esta cantidad de vacunas es variable de una comunidad a otra. Pero por ejemplo en el 2002 aún se ponía en Castilla-La Mancha, para desgracia de mi familia.
  
 El sistema de  aplicación directa al torrente sanguíneo que se produce con las vacunas y el hecho de su aplicación en bebes con un organismo sin desarrollar son las causas que el mercurio sea especialmente tóxico y es lo que ha hecho que se multiplique por 15 en los últimos años el autismo y todos los trastornos del espectro autista ya que es a los organismos más delicados a los que atacan con más virulencia las enfermedades y los tóxicos. Y precisamente por ello, no creo que vaya muy descaminado al afirmar que estos tóxicos tengan una gran influencia también, y no solo por la esperanza de vida, el aumento generalizado de enfermedades degenerativas de los adultos como el Alzheimer. Desde mi experiencia personal, como padre de un niño con trastorno del espectro autista, que recibió varias dosis de vacuna cuyo conservante es el timerosal no tengo dudas de que a parte de los factores predisponentes como la edad o incluso genéticos, el factor desencadenante de su enfermedad fueron las vacunas con mercurio en forma de timerosal. Un conservante cuyas pruebas de seguridad se basan en un estudio de 1930 hecho a 22 pacientes moribundos de meningitis y que tras la fundación de la FDA norteamericana en 1938 pasó a dar por bueno su uso sin más pruebas con el argumento de que llevaba usándose ya 8 años. Y lo que es peor que esa misma FDA hizo una valoración en 1982 de la seguridad del uso del timerosal tópicamente y la descartó por que dañaba las células de la piel lesionada y producía alergias, siendo la piel un sitio menos sensible para dar problemas en la salud que la inyección subcutánea. Viendo estos antecedentes, uno piensa que son unos chapuzas los que hacen estas cosas o lo que es peor, que son unos malvados a los que no importa el daño que están haciendo a millones de seres humanos, algo que bajo la cobertura de nuestro bien en muchos casos causa más mal que bien. Y no es que yo esté en contra de las vacunas, pero sí que no creo ni en las vacunas ni en la ciencia como en una religión y por lo tanto la miro siempre con escepticismo, sin negar sus beneficios cuando los tiene, pero sin atacar lo que a todas luces es un negocio con muchas facetas mafiosas.
  
 A estas alturas de mi artículo ustedes pensarán que el objetivo del mismo es denunciar  sin más, las prácticas corruptas y no legitimas de la industria farmacéutica, pero no, hay algo mas y es que en las últimas semanas, en Italia tras la puesta en marcha en Mayo de una ley de vacunación obligatoria que impone multas de hasta 7000 € a los padres que no vacunen a sus hijos obliga a los padres a meter a los niños vacunas aún a sabiendas de que algunas no sean buenas para la salud.  Esto viene al caso por la epidemia de sarampión que sufre el país. Hasta ahí la justificación y los castigos, pero miremos lo que no nos dicen que el 48 % de los casos de sarampión en el mundo se producen en Italia y Rumania, imagínense de donde mayoritariamente son los enfermos de ambos países. Y de todas formas es esta una enfermedad  que hemos pasado sin mayores consecuencias la mayor parte de las personas. Por supuesto, de ahí la incoherencia, y es que mientras están llevando desde Libia hasta 30.000 falsos refugiados semanalmente hasta Italia, los cuales no solo no están vacunados sino que cerca de un 30% de ellos padecen tuberculosis, sida, sífilis y otras enfermedades contagiosas y esto no es malo para los Italianos pero el sarampión sí.
   
 Visto esto solo cabe decir que estamos gobernados por una mafia, la EUROMAFIA, una mafia que hace unos días después de cobrar casi 8000 € al mes en un pleno del parlamento europeo solo se dignaron a acudir al pleno 30 de sus miembros, es decir el presidente del parlamento, otros miembros de la mesa y los parlamentarios de Malta que eran los que iban a hacer un resumen de la presidencia maltesa de la “EUROMAFIA”. Y es esta euromafia, la que alienta la globalización, esa globalización que mete mercurio en las venas de nuestros bebés para prevenirlos de enfermedades que pueden incluso ser menos problemáticas que los efectos de los componentes de esas vacunas, pero si muy lucrativas para las farmacéuticas y trae a Europa millones de de individuos que no se sabe quiénes son ni de dónde vienen, muchos de ellos enfermos de enfermedades contagiosas, terroristas o simplemente delincuentes y es por ello que les digo que la globalización mata y que o acabamos con ella o ella acabará con nosotros.



http://ramblalibre.com/2017/07/23/no-solo-el-aceite-de-palma-mata-tambien-las-vacunas-con-mercurio/

martes, 27 de junio de 2017

ACEITE DE PALMA, EL VENENO DE CADA DIA







   Aunque considero que el aceite de palma es perjudicial para la salud, no creo que interese mucho a la gente mi opinión como consumidor. Es por ello, por lo que voy a intentar aclarar mi postura al respecto, como técnico, empresario y ganadero sobre el uso y abuso del aceite de palma.
   No siendo experto en aceites sí que tengo suficientes conocimientos como para tener una opinión suficientemente formada de algunas de las causas por las que se usa este tipo de aceite en alimentación humana, es barato, se moldea fácilmente ya que algunos de sus tipos tienen un punto de fusión de hasta 48 ºC, lo cual los hace solidos a temperatura ambiente.  Tiene un precio y una disponibilidad que deja sin competencia a cualquier otro tipo de aceites de uso industrial, pues mientras la Tm de aceite de oliva ronda los 3800 € y la de girasol los 900€ la de aceite de palma no llega a los 650€, gran diferencia sobre todo si estamos hablando de consumos de miles de toneladas anuales de una gran multinacional. Aunque no nos engañemos, en la mayor parte de las pastelerías de barrio también podemos ver las garrafas de aceite de palma si tenemos acceso a sus obradores.
  
   Pero estos usos, no por menos comunes, dejan de ser desconocidos para la gente de la calle. Sin embargo, lo que les voy a decir ahora sí que es desconocido para el gran público e incluso para los profesionales del sector. Y es el uso y las consecuencias de ello en el sector ganadero mundial. Un uso y abuso, tanto mayor cuanto mayor es su tecnificación, esa tecnificación que es el marchamo del sector ganadero de la UE, de EE.UU y del mundialismo en general. Y es que no solo se usa en alimentación humana, sino que la práctica totalidad de los piensos para ganadería o para mascotas llevan una proporción más o menos elevada de esta grasa. Desde las leches maternizadas de los terneros o corderos que nos comemos como lechales, hasta las vacas lecheras de las macro-granjas, pasando por los piensos de perros o gatos. Y todo ello por la gran cantidad de energía que aportan y que las hacen tan deseables para los fabricantes de piensos, que introducen en la mayor parte de ocasiones la mayor cantidad técnicamente posible.
   ¿Y cuáles son sus consecuencias para nuestra salud?, pues las mismas que las de consumirlas directamente, pero con el agravante de que no consumimos aceite de palma sino productos ganaderos obtenidos por el consumo de aceite de palma. Estos aceites son conocidos en el mundo ganadero como grasas by-pass o jabones cálcicos. Durante mi investigación al respecto he de decir que no he encontrado excesiva bibliografía al respecto, supongo que porque para que se haga una investigación debe haber alguien interesado en ello que pague el estudio y aquí ni la industria del aceite de palma ni la industria de los piensos lo están. Pero sí que he encontrado algunos bastante interesantes, entre ellos este http://digital.csic.es/bitstream/10261/24561/1/Reg.%2024%20bis.pdf .
Un estudio que todo sea dicho va dirigido a demostrar las bondades del aceite de oliva frente a otros aceites vegetales, pero que resulta muy clarificador. Y como puede comprobarse dependiendo de la grasa con la cual alimentemos a nuestro ganado así serán sus ácidos grasos. Mucho me temo que si se hiciesen análisis de los ácidos grasos que componen las carnes dependiendo de los piensos que comen los distintos tipos de ganado encontraríamos relaciones similares. Y todo ello nos llevaría a la conclusión a la que nuestros antepasados llegaron hace muchos años cuando sacaron el dicho de que somos lo que comemos. Y que si alimentamos nuestros ganados con mierda……..producirán mierda y eso será lo que comamos.
   Pero dicho sea esto quiero decir que si un cordero criado en la dehesa tuviese un precio superior al criado con leche artificial dada su mayor salubridad ningún ganadero los criaría y que no somos los ganaderos los culpables de usar piensos con este aceite sino los fabricantes de esos piensos y los importadores de carne u otros productos agrarios los cuales producidos bajo unas condiciones de costes muy inferiores a los nuestros ( bajos salarios, falta de s.social, uso libre e indiscriminado de agroquímicos, etc….) no nos obligarían a bajar costes de producción donde no se DEBEN bajar. Por ello les recuerdo que aunque en ocasiones no tengamos más remedio que colaborar con la globalización, la globalización mata.




Pablo Manuel Alcaide Quintana.
Delegado de Democracia Nacional en Ciudad real y responsable de temas agrarios del partido.